La Industria del Plomo

Aproximadamente la mitad del plomo que se produce procede de los minerales que se extraen en bastantes países distribuidos a lo ancho del mundo. Ahora bien, casi tres cuartas partes de dicha producción se localiza en solo seis países: China, Australia, USA, Perú, Canadá y Méjico.

Lo normal es que todas estas minas contengan por lo menos dos metales. Los más frecuentes son cinc, plata y menos cobre; pudiendo llegar el plomo a ser un producto de otros metales.

LA PRODUCCIÓN

Producción primaria es la obtenida a partir de concentrados de plomo y supone una serie de etapas que se resumen a continuación:

  • Extracción del mineral: Consiste en el laboreo de la mina para extraer un mineral bruto (todo en uno) que se somete a un tratamiento para conseguir concentrados ricos en plomo y con el mínimo contenido de otras sustancias.
  • Fusión: Reacción del concentrado con otros ingredientes para obtener el plomo bruto o «plomo de obra», mediante:
    • Tostación oxidante de los sulfuros que pasan a óxidos.
    • Reducción de los óxidos en un horno de cuba, con adición de coque y otras sustancias para conseguir el plomo bruto.

Existen otros procesos para obtener el plomo bruto en una sola etapa y que ofrecen ventajas desde el punto de vista de economía energética y emisiones (QSL, Kivcet, lsasmelt, TRBC):

  • Refino: necesario para purificar el plomo bruto extrayendo del mismo las materias extrañas (S. Cu, Ni, As, Bi, Sb, Ag, Au, etc). El refino (o afino) se lleva a cabo en varias fases sucesivas, en calderas con adición de reactivos específicos en cada una de ellas. También puede refinarse el plomo bruto por vía electrolítica, usada generalmente para pequeñas capacidades.
  • Aleado: Mezcla del plomo refinado con otros metales para alcanzar una composición predeterminada.

Producción secundaria es la que se obtiene a partir de chatarras o residuos plomíferos. A veces todo se reduce a una re-fusión de la materia prima secundaria con muy pocas operaciones complementarias. Cuando se trata de materias más complejas o de compuestos de plomo (las baterías desechadas, por ejemplo), hay que acudir a un proceso de fusión más complicado que se complementa generalmente con el afino del plomo bruto obtenido en esa primera etapa. Los procesos a seguir, son generalmente similares a los de la metalurgia primaria aunque simplificados por basarse en materias primas de menor complejidad.

La producción secundaria necesita menos energía que la primaria (menos de la mitad). Se estima que el consumo energético para la metalurgia primaria es de 7.000 – 20.000 MJ/t y el de la secundaria de 5.000 ~ 1 0.000 MJ/t.

La proporción de plomo secundario en el conjunto mundial supera en varios puntos el 50% del plomo refinado total producido, siendo esta proporción aún mayor en los países más industrializados. EE UU y Europa Occidental producen respectivamente el 70% y el 60% de su plomo a partir de materias primas secundarias recicladas. Por el contrario, China basa su producción de metal casi exclusivamente en la minería.

 

WORLD REFINED LEAD SUPPLY AND USAGE (Annual totals (K MT)

  2016 2017 2018 2019 2020 2021*
Mine production (Pb contents) 4.567 4.454 4.473 4.473 4.379 4.379
Secondary production 7.197 7.467 7.456 7.603 7.072 7.489
Metal production 11.764 11.921 11.929 11.882 11.311 11.868
Metal usage 11.743 11.959 12.034 11.949 11.171 11.779
*Estimación

 

LA ECONOMÍA

El comercio del plomo

El plomo es objeto de compra y de venta por parte de muchos países en los mercados mundiales ya sea como concentrados, como metal bruto o refinado y como productos finales. El plomo ya sea primario o secundario, se cotiza igual que otros metales en la Bolsa de Metales de Londres (LME).

Empleo en la industria del plomo y conexas

Aunque se carece de cifras precisas, una estimación arroja una cifra de entre 70.000 y 90.000 empleos entre minería y metalurgia, a lo que habría que añadir 2.000 más para la fabricación de óxidos. La fabricación de baterías se estima que da empleo a unos 60.000 y 70.000 trabajadores. A estas cifras hay que añadir los numerosos puestos de trabajo existentes en actividades e industrias que utilizan plomo en mayor o menor cantidad, para sus fines.