Conclusiones: ¿Es el Plomo un Recurso Sostenible?

La utilización del plomo en una gran variedad de productos (particularmente los más importantes), no ofrecen especial preocupación y ofrecen considerables ventajas económicas y prácticas.

Los niveles de exposición de la población han disminuido de forma considerable en las últimas décadas en muchos países, particularmente en EE UU y en la UE. La inmensa mayoría de la población recibe actualmente dosis muy por debajo de los niveles peligrosos.

Algunas de las aplicaciones menores del plomo son impactantes o potencialmente impactantes, ya sea durante su uso o su eliminación, debiéndose tomar medidas para gestionar el riesgo. Las aplicaciones más dañinas del plomo han sido suprimidas en el Mundo Occidental.

La estructura del uso del plomo ha cambiado y tiende con toda probabilidad, a reducir el impacto durante la manufactura, uso y gestión de los residuos, ya que las aplicaciones disipativas están siendo eliminadas y aumentan los índices de reciclado.

Algunos usos del plomo a través de la historia han sido causa de una contaminación de los suelos que durará siglos. Las prácticas actuales han reducido extraordinariamente las emisiones, con lo que el impacto al medio ambiente a día de hoy es prácticamente nulo. El destino del plomo a largo plazo y particularmente su rechazo, son una llamada de atención hacia el futuro de un problema medioambiental. La demanda de baterías de plomo no desaparecerá, pero si corre el riesgo de hacerlo toda la industria que a día de hoy garantiza su perfecta valorización y recuperación controlada.

COMO CONCLUSION PUEDE AFIRMARSE QUE:

El plomo es uno de los recursos más eficientes y sostenibles, cuando se utiliza y se recicla de forma responsable.

Los esfuerzos para restringir o suprimir su uso no tienen una base científica sana, si no que se fundamentan en comentarios y en una opinión pública mal informada y no bien orientada.