El Plomo y sus Propiedades

El plomo es uno de los recursos más valiosos que se encuentra de forma natural en la corteza terrestre, siendo objeto explotación minera y de beneficio en más de 60 países. 

Su empleo ha venido creciendo de forma continuada, habiendo aumentado desde 0,8 Mt a principios del Siglo XX hasta 6,5 Mt en el XXI. De esta producción, aproximadamente 2 Mt corresponden a Europa.

Es interesante resaltar que el plomo secundario o reciclado, supone ahora en el mundo casi el 60 % de la producción total del plomo que se pone en el mercado.

El plomo ofrece entre otras ventajas, la de tener un punto de fusión bajo y una maleabilidad extremada que permite su fácil moldeo, conformado, laminado y soldado. Además, el plomo presenta una muy alta resistencia a la corrosión siendo numerosos los ejemplos de productos de plomo que han perdurado a través de siglos.

Comparado con otros metales, el plomo tiene poca resistencia mecánica, a lo que se une su tendencia a fluir y su poca capacidad frente a la fatiga, propiedades que le hacen poco adecuado para usos que exijan esfuerzo mecánico (características propias de algunos plásticos). Por ello raramente se utiliza el plomo puro, siendo mucho más frecuente su empleo con la adición de pequeñas cantidades de material aleante que mejoran sus características mecánicas. Cuando se trata de conseguir un material de gran resistencia puede acudirse al acero con recubrimiento de plomo.

El plomo es relativamente abundante y sus concentrados pueden obtenerse fácilmente a partir del mineral bruto, dando origen al plomo metal con un consumo energético relativamente modesto. Todo ello se traduce en un precio bajo en comparación con el de otros metales no férreos.

El plomo puede reciclarse obteniéndose plomo secundario a partir de baterías desechadas, de chatarras y residuos plomíferos y de otros productos o residuos que contengan plomo; así como de procesos productivos de otros metales como acero, cobre o cinc.

Si bien es cierto que la minería del plomo, su metalurgia, su transformación y su empleo, igual que su recuperación y reciclado producen emisiones y pérdidas varias; la acción responsable de la industria bajo los más estrictos estándares de Calidad, EHS y Operaciones de control y manejo consiguen que tales emisiones se reduzcan a un mínimo y en un ambiente totalmente controlado.

En un mundo muy desarrollado tecnológicamente, el uso normal del plomo se hace de forma que las fuentes de emisiones dañinas para la salud humana sean mínimas. No obstante, la simple palabra “plomo” a partir del Siglo XX, provoca una reacción negativa por parte de la población (especialmente aguda cuando se trata de políticos y legisladores). Ninguno de ellos por regla general, tienen buena información científica sobre la cuestión pero son arrastrados fácilmente por una corriente de opinión llena de prejuicios y unos puntos de vista muy extremistas.

Propiedades físicas del plomo y de los principales metales

  Pb Cu Fe Al Zn Sn
Densidad (G/Cm3) 11.34 8.96 7.87 2.70 7.14 7.3
Punto de fusión (grados C) 327.5 11084 1536 660 419.5 231.9
Punto de ebullición (grados C) 1750 2580 2860 2520 911 2270
Número atómico 82 29 26 13 30 50
Peso atómico 207.19 63.54 55.85 26.98 65.37 118.69
Calor especifico (Jkj-1K-1) 129.8 386 456 917 394 226
Conductividad térmica (Wm-1K-1) 34.9 397 78.2 238 119.5 226
Resistividad a 20º (ohm/cm) 20.6 1.69 10.1 2.67 5.98 12.6